Squirting | Todo lo que necesitas saber sobre el

Todo lo que necesitas saber sobre el squirting

Efervescencia. Eyaculación femenina. Haciendo que llueva. Tsunami de amor. Como sea que lo llames, lo más probable es que tengas algunas preguntas sobre eyaculaciones.

Así que, empecemos por sacar la más apremiante del camino: Sí, es real.

Es grandioso. Ahora que estás listo para una lección de chorro 101, baja.

¿Qué es el squirting?

“Eyacular se refiere a la expulsión de fluido de la gente con vulvas durante el sexo”, la sexóloga Gigi Fernández.

El fluido – que no es orina pura, sino una combinación de urea, ácido úrico y creatinina – es liberado por la glándula de Skene (periuretrales), que se encuentra en el extremo inferior de la uretra.

Aunque los términos “eyaculación femenina” y “chorro” a veces se usan indistintamente, la sexóloga señala que algunas personas sostienen que la eyaculación y el chorro son dos cosas diferentes.

Cuando alguien lanza una eyaculación, Fernández dice, “generalmente es por la estimulación del punto G, o por la estimulación dual del clítoris y el punto G”.

Ella explica: Las glándulas de Skene (periuretrales), el punto G y la esponja uretral se encuentran en la misma zona del cuerpo.

“Típicamente, si estimulas una cosa, probablemente las estimulas todas.” ¿Y si estimulas la glándula de Skene (periuretrales)? A veces la gente con vulva eyacula.

¿Qué se siente con el squirting?

Eso es como preguntar cómo se siente un orgasmo o el sexo: Todos tendrán una respuesta ligeramente diferente.

Según Fernández, “Algunas personas dicen que no se siente nada como un orgasmo. Mientras que otros notan que se siente [similar], pero ligeramente diferente de un orgasmo.”

“Es intenso. Como una liberación extrema. Para mí, tengo un orgasmo y si mi marido sigue tocando mi punto G, entonces me chorro. No es realmente una sensación similar para mí”, dice Ana G., de 42 años.

“Debido a la presión en la uretra, algunas personas informan que sienten la necesidad de orinar justo antes de eyacular”, dice Fernández.

Ese es el caso de Joana N., de 29 años. “Justo antes de que suceda, literalmente siento que voy a mojar la cama. Mientras sucede, se siente como un orgasmo realmente húmedo”, dice.

Para algunas personas trans y no binarias, el chorro de agua puede ser realmente una afirmación de género. Para Mayte C., de 23 años, un hombre transgénero que dice: “Eyacular me hace sentir lo que imagino que el chorro se sentiría si tuviera un pene”.

¿El squirting pueden hacerlo todas?

“Esta es una pregunta muy polémica”, dice Alicia Hidalgo.

¿Por qué? Porque los estudios sobre el chorro de agua – y ha habido una cantidad relativamente justa considerando cuán poco estudiados son los cuerpos de las personas con vulvas y sexo – tienen resultados contradictorios.

Hablando científicamente, Fernández dice que parece que cualquiera con vulva tiene la “mecánica” necesaria para eyacular.

“Pero eso no significa que toda persona con vulva pueda o quiera o haga”, dice. Se estima que entre el 10 y el 50 por ciento de las personas con vulva la tienen.

Alicia Hidalgo tiene un punto importante: Ser capaz de eyacular no es “mejor” que no tener la habilidad.

¿Qué es lo básico?

El chorro de agua normalmente se reduce (guiño) a la estimulación del punto G o a la estimulación del punto G combinada con la estimulación del clítoris.

Para que la limpieza sea lo más fácil posible, empieza por preparar tu entorno. Ponga unas cuantas toallas o un colchón impermeable en la cama. Puede encontrar en Internet tiradas a prueba de agua.

Otra opción: Póntelo en la bañera.

“Cuando me masturbo y planeo estimular mi punto G, me meto en la bañera para no tener que preocuparme por mojar todo”, dice Cristina B., de 31 años. ¡Tiene sentido!

La cantidad de líquido que expulsa varía de una persona a otra. Algunas personas expulsan una cantidad de una cucharadita. Otros salen a eyaculaciones. También podría prepararse para un súper remojo.

Luego, prepara el ambiente.

Enciende velas, pon PartyNextDoor (o lo que sea que esté en tu lista de reproducción de Sexy Time), pon el teléfono en modo avión y pon el lubricante y los juguetes al alcance de la mano.

Finalmente, cuando estés bien y encendido, es hora de darle a tu punto G y al clítoris un poco de amor.

CÓMO ENCONTRAR EL PUNTO G

“El punto G se encuentra a unos pocos centímetros dentro de la pared vaginal frontal”, dice Alicia Hidalgo. Si lo busca con los dedos, busque algo un poco más esponjoso.

 

Cómo hacer squirting en 8 pasos

 

  1. Prepara tu cama… por si acaso.

Si logras eyacular, las cosas pueden ponerse un poco… desordenadas. Así que el Dr. Castellanos recomienda tomar precauciones si te preocupa la sobre-saturación de tus sábanas.

Taylor Sánchez, educador erótico y fundador de OrganicLoven.com sugiere el Liberator Fascinator Throw (mostrado aquí), que está hecho para absorber líquidos y es más suave que la mayoría de las toallas.

 

  1. Intenta relajarte, y date tiempo suficiente para excitarte.

Ten paciencia contigo misma y con tu cuerpo. “Puede llevar algún tiempo sentirlo”, dice Alicia Sánchez, psicóloga y sexóloga.

También querrá reducir el mayor número posible de otros pensamientos estresantes. “Recuerde que para la mayoría de las mujeres el sexo comienza en el cerebro”, dice Sánchez. “Comienza la seducción mental más temprano en el día”. Eso significa que todo, desde hablar sucio hasta limpiar el dormitorio, para que no haya nada que te estrese.

  1. Empieza por centrarte en el clítoris.

“Concéntrese primero en estimular su clítoris, ya que esto ayudará a llevar sangre al área y a preparar su área del punto G para el juego”, dice Alicia.

  1. Luego, ejerza mucha presión sobre el punto G.

Cuando esté encendido, introduzca su dedo medio y anular un par de pulgadas dentro de la vagina y frote su punto G, que se siente como una pequeña área estriada a lo largo del frente de su pared vaginal, dice Alicia.

Y date cuenta de que vas a tener que hacerlo durante un período de tiempo prolongado. “Lo que estás empujando es en realidad el tejido eréctil que rodea la uretra”, explica el Dr. Castellanos. “Al acariciar eso, lo que estás haciendo es cambiar el ángulo de la uretra hacia la vejiga y es mucho más fácil que ese fluido sea expulsado”. Para mejorar las probabilidades de expulsar, relaja los músculos del suelo pélvico mientras estimulas el punto G.

  1. Consigue ayuda de un juguete.

La estimulación del punto G es clave aquí. “El punto G está aproximadamente a dos pulgadas dentro y una pulgada arriba, dentro de la vagina”, dice Sánchez. “Así que estás buscando un juguete con cierta longitud y una ligera curva hacia arriba”. Le gusta el arco de Le Wand:

“Esta varita de acero inoxidable está perfectamente curvada con crestas y un bulbo redondo en un extremo y liso y un bulbo más puntiagudo en el otro extremo”, dice. “Añade un juego de temperatura -dejarlo reposar en agua tibia o fría durante unos minutos- para una gran combinación de tener una vagina llena por el peso del arco, con la estimulación añadida en el punto G, y el uso de la lengua en el clítoris”.

  1. No te estreses por orinar.

Muchas mujeres sienten que van a orinar cuando están cerca de alcanzar un O. Pero esa sensación de necesidad es a menudo provocada por el fluido que viene de las glándulas de Skene (periuretrales) detrás del punto G (también conocido como chorro), explica Hall.

Y aunque salga pis, no te estreses, dice Vanessa Marín, terapeuta sexual y creadora de Finishing School. “El sexo es sucio y ya hay muchos fluidos involucrados, así que, aunque fuera orina, ¿a quién le importa?” (Pero si te hace sentir mejor, puedes usar el baño antes de empezar).

  1. Controla los músculos del suelo pélvico.

Sánchez dice que ayuda a tener el control de los músculos pélvicos. “A medida que la sensación/presión comience a aumentar, se sentirá como si tuvieras que orinar, es el momento de usar los músculos del suelo pélvico”, dice. “No los aprietes, sino que los empujes hacia afuera… como si estuvieras empujando el pis. Requiere práctica, pero es factible”.

  1. No seas demasiado dura contigo misma si no sale bien.

Sobre todo, el Dr. Castellanos dice: “Ten compasión de ti mismo si no te haces un chorro”.

Si no tienes éxito la primera vez, o incluso después de múltiples intentos, sólo significa que el impulso natural de tu cuerpo es evitar que algo salga de la uretra mientras estás ocupado. Sólo relájate, disfruta de los sentimientos, y si sucede, sucede.

 

¿Son algunas posiciones mejores que otras?

Si quieres explorar las eyaculaciones durante el sexo en pareja, cualquier acto o posición sexual que estimule tu punto G y el clítoris al mismo tiempo puede funcionar. A continuación, tres para intentarlo.

Estilo perrito

Si tu pareja tiene un pene o un consolador, el estilo perrito proporciona el ángulo perfecto para que lleguen a la pared vaginal delantera donde está el punto G.

Para intentarlo:

  1. Pónganse a cuatro patas con la pareja penetrante colocada de rodillas por detrás.
  2. Haga que su pareja acaricie superficialmente.
  3. Experimente con el ensanchamiento de las rodillas y el descenso a los antebrazos para alterar el ángulo de penetración.
  4. Extiende tu mano entre las piernas para jugar con tu clítoris. O haga que su compañero sostenga un vibrador contra usted.

Manual del misionero

“La estimulación manual es más probable que haga que alguien se eche un chorro que el coito con pene en vagina o con consolador en vagina”, según Fernández.

Su recomendación: Que la pareja receptora toque su propio clítoris. O que la pareja que lo recibe haga cunnilingus mientras te toca con los dedos.

Para intentarlo:

Acuéstese de espaldas.

Haga que su pareja se coloque entre sus piernas, usando un dedo (¡o tres!) para entrar en usted.

Haga que doblen sus dedos hacia su ombligo y que los muevan en un movimiento de “ven aquí”, experimentando con diferentes cantidades de placer.

Toca tu clítoris con tus dedos o con un vibrador. O pídale a su pareja que haga una demostración oral.

 

Juguete de juego

Ambos expertos dicen que el njoy Pure Wand sin vibración – que puede ser usado con una pareja o por sí mismo – es particularmente adecuado para el juego del punto G.

Para intentarlo:

  1. Acuéstese de espaldas.
  2. Usando lubricante, inserte el juguete y mézalo contra la pared vaginal delantera.
  3. Haga que su pareja le toque el clítoris con la boca, los dedos o el vibrador del clítoris.

¿Y si estás tratando de hacerte un squirting?

No necesitas un compañero para eyacular. “Si eres alguien que se masturba, definitivamente puedes hacerlo durante la masturbación”, confirma Fernández.

Relax

Haz lo que tengas que hacer para apagar tu cerebro del trabajo o de la familia.

Según Fernández, “Si no estás relajado, conteniéndote, no estás en la forma de pensar correcta, o no te entregas a la sensación completa, es poco probable que estés lo suficientemente relajado para eyacular”.

Explora tus zonas erógenas

¡No puedes ir de un lado a otro ni siquiera en tu vida sexual en solitario!

Calienta tocando tu cuello, orejas, interior del muslo, parte baja del estómago y pezones con tus dedos, un vibrador o un juguete de sensaciones como la rueda de Wartenberg o el teaser de plumas.

Encuentra una rueda Wartenberg y un teaser de plumas en línea.

Frota tu nube

“Usa cualquier estimulación que sueles usar para acelerar y luego tócate el clítoris”, dice Fernández.

Puedes optar por un juguete para estimular el clítoris. Recomienda un juguete de succión de clítoris como el Womanizer, que utiliza la tecnología de aire de placer para estimular el sexo oral. Encuéntrelo en línea.

Localice su punto G

El punto G se hace más pronunciado cuando estás excitado, así que espera a estar súper excitado para encontrarlo.

“Mientras te tocas el clítoris, usa una varita o tus dedos para localizar tu punto G y masajearlo”, instruye Fernández.

Puedes encontrar en línea juguetes sexuales que estimulan tu punto G y tu clítoris al mismo tiempo:

– Dúo Mujeriego

– Satisfactorio Sr. Conejo

– Lelo Ina Wave

Al igual que otras zonas erógenas, cómo y si el punto G es placentero varía de persona a persona.

Así que, si no sientes nada o encuentras la sensación molesta, ¡no te preocupes! No hay nada malo en ti.

Sigue adelante.

Algunas personas sienten que necesitan orinar antes de eyacular. Si te sientes así, es una señal de que el chorro puede estar en tu horizonte.

Detente cuando termines, no porque pienses que tienes que orinar.

Practica, practica, practica

Como dice el cliché, la práctica hace un chorro. ¡Bromeo!

Pero en realidad, ya sea que se chorree o no, continúe explorando su cuerpo sin expectativas.

¿Qué pasa si estás tratando de hacer que tu compañero se eche un chorro?

Lo más importante: No presionen a su pareja para que se chorree o los hagan sentir “menos que” si no pueden o no lo hacen.

Además, no asuma que el sexo con penetración es la mejor manera de hacerlo. No lo es, según Fernández.

Una vez que tengas la mentalidad correcta, sigue estos pasos:

  1. Ayúdalos a relajarse.
  2. Hagan una tonelada de juegos preliminares.
  3. 3. Estimula su clítoris con tu boca, tus dedos o un juguete.
  4. 4. Al acariciar su clítoris, encuentre su punto G con sus dedos.
  5. 5. Aplique un poco de presión en la parte inferior de su vientre con la otra mano. Esto puede ayudarles a eyacular más fácilmente.
  6. 6. Continúe hasta que le pidan que se detenga.

PSA: Cualquier infección de transmisión sexual (ETS) que se transmita a través de los fluidos corporales puede ser transmitida a través del fluido que se libera al chorro. Esto incluye:

– clamidia

– gonorrea

– herpes

– VIH

– VPH

– tricomoniasis

– Hepatitis B

Para protegerse, use un guante o un condón para los dedos durante la estimulación genito-manual, un protector dental si se trata de estimulación oral, o un condón interno o externo para el sexo vaginal o anal con penetración.

¿No pasa nada? ¡No te preocupes, no eres tú!

A veces ocurre, a veces no, a veces lo intentas para siempre y lo experimentas por primera vez a los 60 años.

“No hay nada malo en no poder eyacular”, dice Fernández. “Ya sea que eyacules o no, la forma en que experimentes el placer es perfectamente válida y debe ser celebrada.”

Entonces, ¿Qué haces después? ¿Simplemente parar?

¡Diablos, no! No hay razón para parar a menos que tú o tu compañero terminen de jugar y… quieran ir a por una pizza (¡o algo!).

El resultado final

Explorar si te eyaculas puede ser una forma divertida de aprender más sobre tu cuerpo.

Eyacular es sólo una de las (muchas, muchas, muchas) cosas sexys que hacen algunos cuerpos. Así que, si no lo haces o no lo has hecho, ¡no es gran cosa!